A veces veo el futuro

miércoles, 28 de noviembre de 2007

Fue hace ya mucho tiempo en la playa, estábamos en una terraza tomando algo con nuestro amigos y con algún otro desconocido. Aunque apenas nos separaban unos centímetros del resto, sólo eramos capaces de prestarnos atención en uno al otro. Ajenos en nuestra conversación fue cuando ella me dijo que tenía ciertos poderes místicos y que sabía leer la mano. Yo no pude contener mi curiosidad ni mi recelo a pensar que todo aquello eran bobadas y, cómo no, la tente a que me leyera la mano. En apenas 5 minutos y habiendo mirado un poco tres miseras arrugas de mi mano me describió como si me conociera de toda la vida cuando no habían pasado ni dos semanas desde que nos conocimos. No había acabado de leer la mano cuando vio algo que la hizo parar. Al principio no quiso decirme que era, pero al final confeso. Me dijo que algo malo me pasaría entre entre los 25 y los 30 años, que iba a tener una enfermedad y me iba a morir. Esas últimas palabras se la escaparon pero ya no había marcha atrás, lo había dicho. Mi mente estaba ya entonces demasiado confundida para saber si eso era verdad, yo no creía en esas cosas, pero sin saber por qué ella había acertado en todo. Lo único que pude hacer fue pedirla que me explicará como leer las manos. Con un par de conceptos sobre esas tres arrugas de la mano izquierda ya podía aventurarme a leer manos y tenía delante a la persona adecuada. Cogí su mano, observe aquellas arrugas, la mire a los ojos y entonces deje mi mente en blanco y empecé a decir lo primero que se me venia a la cabeza. Al final de la noche no fui yo el que se fue más sorprendido e intrigado de aquella terraza.

Ha pasado el tiempo y aunque todo aquello lo recordaba como una mera anécdota nunca llegue a olvidarlo. Hoy me visto en mi propio funeral, casi no lo cuento. Siempre he sido un chico sano y deportista, y estas cosas no les pasan a la gente como yo. Pero por muy raro que fuera, se que me lo habían advertido. Nada más decirme que iba a morir ella se arrepintió y rectificó diciendo que pasaría una mala racha, que algo muy malo me pasaría pero que saldría adelante, aunque la vida no fuera igual para mí. De todo lo que me dijo aquella noche eso fue lo menos creíble, pero ahora sé que fue lo más acertado.

A largo plazo siempre nos pasan cosas buenas y malas, que me lo digas ahora no es adivinar el futuro.


Agosto del 2001 Octubre del 2007

8 comentarios:

Alberto Esteban dijo...

Buah, yo en esas cosas quiero no creer. A mí sobre los 15 me leyó la mano una tipa mayor y extraña me dijo que algo trágico que viviría con aprensión iba a pasarme en mi juventud. Como yo soy un acojonado de la vida me puse a leer libros y libros de quiromancia y mierdas de esas y lo cierto es que en la línea de la vida tengo un corte qe luego se bifurca y que según los libros (siemrpe los libros) supone el transcurso de una enfermedad :o.

Estuve durante una buena época cejado en esto, calculando cuándo podría ocurrir eso (con reglas matemáticas y todo). Total, que o vivo 150 años o ya ha pasado esa enfermedad.

Así pues niños, os digo que no creais en los adivinos (en los espíritus si y ya lo explcicaré) ni en los sueños premonitorios , pues de cumplirse yo ya tendría que ser emperador y estar rodeado de damiselas complacientes. Ese ha sido mi consejo.

"La angustia es la disposición fundamental que nos coloca ante la nada."

Jorge dijo...

Creer o no creer en estas cosas depende de cada uno. Lo que si es cierto es que a todos se nos ha pasado por la cabeza alguna vez que alguna cosa de estas realmente existe, o algo similar como fantasmas o yo que sé.

Yo en lo que suelo creer habitualmente es en mi mismo.

incredulo dijo...

Hay gente que ni siquiera cree en si mismo, con lo cual, amigo Jorge, ya tienes una ventaja...

Jorge dijo...

Amigo incrédulo, sino creemos en nosotros mismos nadie lo hará. ¿Pero por qué dices que tengo ventaja yo?

más incrédulo todavía dijo...

Hay gente que, por no creer ni siquiera cree en si mismo. Esos son los que están perdidos...

más incrédulo todavía dijo...

Hay gente que, por no creer ni siquiera cree en si mismo. Esos son los que están perdidos...

jorge_xvr_19@hotmail.com dijo...

ola a mi ,no se me vienen cosas a la mente osea digo algo sin pensarlo y luego no se luego despues de un tiempo no mas de un mes pasan pero a vaces son rapidos una ves estaba en el carro contandole a un amigo todo lo que me pasaba y yo le dije
-mira, lo que me pasa no se solo viene
,y en ese momento me vino algo a la mente y lo dije , dije :
-es como si el carro de adelanta frenara en seco
y paso ,paso apenas termine de desirlo se quedo asombado y no dijo nada.
me an pasado mas pero creo q ya escribi mucho oigan si ai algien q tambien pueda ver el futuro o algo asi contactate al 945344032

Anónimo dijo...

a mi m pasa igual pero solo q ami me se vienen a la mebte antes de k pasen. Desde muertes de familiares hasta rupturas o infidelidades ; incluso caidas . contacten x wassap si a alguien le pasa algo similar. 711712389